Ojo con los niños y las pantallas en pandemia

21/07/2020

Ante la educación remota y la recomendación de mantenerse en casa, académicos de Colegios Almondale entregan recomendaciones para que los estudiantes usen adecuadamente las plataformas tecnológicas.

El proyecto educativo de los Colegios Almondale destina importantes esfuerzos a acercar a los niños a la tecnología de vanguardia; aunque siempre cautelando que el contacto con las pantallas sea bajo la supervisión del profesor y por el menor tiempo posible.

La premisa se basa, entre otras fuentes, en la Sociedad Americana de Pediatría. Ésta recomienda que los niños entre los 2 y 5 años no estén frente a una pantalla más allá de media a una hora, mientras los de 7 a 12 por un máximo de una hora; en ambos casos con un adulto presente. Entre los 12 y los 15, el límite aumenta a una hora y media, llegando a un tope de 2 horas entre los 16 y los 18 años.

Cansancio ocular, rigidez muscular, problemas posturales y tendencia a la obesidad son solo algunos de los riesgos que lo justifican, dice Jorge Albarrán, Vicerrector de Almondale Lomas. “El psiquiatra Manfred Spitzer dice en su libro ‘La demencia digital’ que la exposición prolongada a pantallas causa trastornos de atención y de lectura, problemas de sueño e incluso sentimientos de soledad e infelicidad, así como estrés y pérdida de autocontrol”, añade.

Siria Muñoz, Vicerrectora de Almondale San Pedro, agrega que “el neuropsiquiatra Michel Desgourmet constató mediante un estudio en 2012 que la sobreexposición de los niños a las pantallas genera pérdida de logros escolares, atrasos en el desarrollo del lenguaje, disminución de la capacidad de concentración y atención, mermas en las horas del sueño, inmediatismo e incluso puede llegar a la agresividad”.

Mantener el vínculo

Lorena Méndez, Psicóloga de Almondale San Pedro, agrega que ante una pantalla el niño puede realizar múltiples tareas y en poco tiempo; aunque a un nivel superficial, lo que le impide desarrollar tolerancia a la frustración, aprender a manejar las emociones y generar un vínculo sano y de calidad con los demás.

“El exceso de tecnología genera deshumanización; por ejemplo, tener mil amigos virtuales versus tener un amigo real. Por ello, padres y educadores le debemos dar un sentido a su buen uso, dosificando el tiempo y privilegiando en todo momento el vínculo entre padres e hijos, así también el de educadores y estudiantes”, señala.

De hecho, esa fue una de las razones por las cuales Colegios Almondale enfrentó la pandemia con un modelo de enseñanza a distancia mixto. La metodología combina material en diversos formatos para trabajar sin conexión y espacios de interacción digital semanal entre profesor y alumnos según nivel; ya que la mediación del docente es esencial para que los estudiantes puedan establecer relación de lo que ya sabían e integrarlo con los nuevos conocimientos.

“La modalidad mixta busca que los estudiantes no excedan lo recomendado por los especialistas frente a la pantalla y, a la vez, que ejerciten en actividades con lápiz y papel, de manera que el procesamiento de los contenidos sea más profundo”, dice la psicóloga de Almondale Lomas, Gabriela Capelli.

¿Qué hacer?

Siria Muñoz cita a la neuropsiquiatra infantil Amanda Céspedes para recomendar a los padres que retarden lo máximo posible el acceso de los niños a las tecnologías digitales y regulen su acceso durante el crecimiento. Así es más factible “que los niños desarrollen elementos sociolingüísticos, tales como dar las gracias, pedir permiso o sonreír”.

Jorge Albarrán agrega que es conveniente que los niños no usen computadores, tablets, smartphones o vean televisión durante las comidas, de manera de promover la socialización familiar. Mientras Gabriela Capelli sugiere que no empleen este tipo de dispositivos antes de dormir y, en lo posible, que los dejen en custodia de los padres mientras no los ocupen.

“Regulando las dosis de pantallas e internet se pueden disminuir los riesgos. Esa es la idea del colegio. No es lo mismo estar expuesto dos horas a un juego que a un tutorial en que un profesor está mediando mi aprendizaje”, concluye la psicóloga de Almondale Lomas.

Volver a todas las noticias