“Todos estamos pasando por el mismo escenario de incertidumbre”

16/04/2020

La profesora Marcela Manríquez menciona que lo más complejo de las clases online es distribuir los tiempos domésticos y laborales.

“El teletrabajo es una situación muy diferente a trabajar en el colegio”, es lo primero que menciona Marcela Manríquez, docente de Lenguaje y profesora del Segundo Básico A en Almondale San Pedro.

Tiene mellizas de un año y medio (Fernanda y Nicole) y una hija mayor de cuatro (Camila). A pesar de su compromiso para cumplir el rol como profesora, también debe responder en el hogar. “Repartir el tiempo es lo más complejo. Hay que realizar labores de casa y también ejecutar todo lo correspondiente al trabajo. Esto es algo nuevo para todos”, subraya.

Según el relato de la Miss Marcela, además de los elementos técnicos que influyen en el desarrollo de las clases online, donde a veces es necesario prestar asesoría a los padres sobre el uso de la plataforma, también existe el enfoque emocional.

“He conversado con varios papás y alumnos, y he intentado estar con ellos más allá de lo académico. He apuntado a lo emotivo, porque finalmente estamos todos pasando por el mismo escenario de incertidumbre”, agrega.

Plataforma entrega cercanía

Las profesores de Segundo Básico alcanzaron a reunirse con los apoderados antes de entrar a clases. Ello fue de mucha utilidad para crear lazos con Miss Marcela, pues en este curso hay un cambio de ciclo.

“Todos estamos preocupados, queremos respuestas y nos estamos adaptando a la situación. Aún así la plataforma nos ha permitido brindar cercanía y dar cuenta a los alumnos de que nosotros como sus profesores seguimos ahí con ellos”, destaca.

Los docentes de Segundo Básico de Lomas y San Pedro suben el trabajo de clases por semana, guiado por un manual con las indicaciones de los contenidos. “Ha sido enriquecedor y el equipo directivo nos ha brindado mucha ayuda; porque si bien es nuestra tarea, todos estamos viviendo algo nuevo y la forma en que nos han instruido es muy amigable”.

Entre cocinar para la semana, prestar atención a sus hijas, coordinar los tiempos con su esposo, además de realizar las clases y subir el material didáctico, la profesora se preocupa de responder cada consulta y revisar los avances de los alumnos. “Ellos han respondido muy bien. Estamos viendo el orden alfabético, el uso de mayúsculas y puntos. Incluso el otro día pedimos preparar un tutti frutti y recibimos fotos de ellos felices”, añade.

Por último, Miss Marcela destaca que el trabajo con sus pares ha sido muy positivo: “Estamos más unidos. Ayer en videoconferencia agradecimos todo el apoyo que hemos recibido”.

Volver a todas las noticias